La tejedora más lenta. Pero con suerte.

Como no quiero empezar a disculparme constantemente en el blog, ya os lo digo ahora: soy una tejedora lenta. Soy muy lenta y pasan los años y sigo siéndolo. Así que las actualizaciones del blog dependerán de la locura que me haya dado con los proyectos. Que sí, que ya, que con el tiempo seguro que tejeré más rápido. Pero de momento entre las pocas horas que tengo y lo que me complico la vida con los patrones, pues toca terminar pocas cosas y actualizar menos de lo que me gustaría.

Me doy cuenta frecuentemente que mientras otras tejedoras hacen, hacen y si se equivocan, deshacen; yo hago lentamente porque me da pánico deshacer. Supongo que las experiencias no han sido muy buenas, y siempre que he tenido que deshacer un trozo de algo, he acabado deshaciéndolo todo. Desde que hago chales (estoy haciendo mi segundo y tercer chal) este pánico a deshacer ha aumentado todavía más con los puntos tejidos juntos de dos en dos y de tres en tres, pero estoy intentando acostumbrarme a usar las famosas knitting lifelines para ahorrarme problemas: esas líneas de salvación para que, si tenemos que deshacer, no tengamos que deshacerlo todo. Este tutorial lo explica genial.

Así que nada, ahí estoy. Tengo en las agujas 2 chales, unos calcetines (el maldito Síndrome del Segundo Calcetín del que ya hablé aquí) y un chal-jersey raro que empecé a hacer porque era fácil y ahora mismo odio con toda mi alma. ¡Decidme que no estoy sola odiando mis proyectos!

Pero entre proyecto y proyecto, siempre pasan cosas: compramos nuevas lanas (del tema del alijo lanero ya hablamos otro día), descubrimos nuevos patrones, tenemos ideas, acumulamos material, etc. Y como siempre hay concursos por Facebook, por Twitter y por Instagram, pues hay que participar en todos. ¡Y a veces tocan!

Participé en una semana de premios de Mercería Actualidad y ¡me tocó! Una semana después recibí un pack de lanas completamente inesperado. Este:

IMG_2863

Son cuatro ovillos de unas coloridas y metalizadas lanas de Mondo Fil. No conocía esta empresa, pero la verdad es que tampoco estoy muy puesta. Es una empresa japonesa y la verdad es que en la web tienen unas cosas superoriginales. ¿Qué os parecen? Sigue leyendo