Cómo bloquear. Una tejedora en apuros: capítulo 4.

Hoy recupero una de esas secciones que me encantan y no consigo actualizar periódicamente. Pero bueno, más vale tarde que nunca. Hoy quería hacer un monográfico sobre una pregunta que mis alumnas me repiten una y otra vez cuando tejemos: cómo bloquear.

¿Qué es bloquear? ¿Cómo bloquear? ¿Por qué hay que bloquear? Mi abuela nunca bloqueaba y no pasaba nada. 

Bueno, bloquear es el paso intermedio entre la primera foto y la segunda. Y sí, nuestras abuelas sí bloqueaban. Pero lo llamaban de otra forma.

bloquear 1

bloquear 2

Entonces. A ver. Vamos a empezar poco a poco para ir desmitificando el proceso de cómo bloquear y para que entendamos que no solo es sencillísimo sino que probablemente ya lo hacíamos por instinto.

Cuando sacamos una prenda de las agujas está arrugada. Tomad obviedad. Claro, hemos estado trabajando con ella durante horas y seguro que no tiene aspecto de camisa bien planchada con forma preciosa. Entonces, ¿qué hacían nuestras abuelas? (las vuestras, porque la mía no tocó una aguja en su vida!) Las abuelas mojaban la prenda y la secaban extendida para que no se deformara. En ningún caso planchaban un tejido de punto para no aplastar los puntos y, si era necesario, usaban alfileres para acabar de estirar bien la prenda. Eso, queridos, es bloquear.

Bloquear, entonces, consiste en lavar la prenda (o remojarla, o echarle vapor de la plancha) y secarla en plano dándole forma para que los puntos se asienten y coja la forma adecuada. No escurrimos la prenda, solo retiramos el exceso de agua con una toalla. Al extender la prenda (con alfileres, por ejemplo), los puntos se igualan y le estamos diciendo a la prenda qué forma tiene que tener. El tejido de punto tiene memoria, no hará falta que repitamos este proceso siempre que lavemos la prenda, pero si queremos (porque no nos ha quedado bien, porque queremos hacer más largo o más ancho un chal) podemos hacerlo cuantas veces queramos. En principio solo hace falta bloquear bien una vez, y las demás veces bastará con lavar la prenda y tenderla en plano.

Vamos a ver un ejemplo práctico. Este es el chal Easy as Pie que tejí hace ya tiempo. En esta primera foto lo vemos tal cual salió de las agujas. El calado no se ve bien y aunque el chal tiene forma de triángulo, no se ve bien nada. Está arrugadíiiisimo.

bloquear 3

Yo lo puse en agua un rato, con un poco de suavizante para que cogiera buen olor. Retiré el exceso de agua con una toalla y extendí el chal en unas piezas que tengo para hacer gimnasia. Sirve cualquier superficie donde podamos clavar alfileres. Por ejemplo, una esterilla de yoga. Estiré el chal y le di forma con alfileres. No tensé muchísimo la prenda, solo seguí el movimiento natural. Podemos estirar más o menos lo que queramos, si queremos corregir una forma demasiado ancha, podemos estirar mucho a lo largo. Estirar más o menos va a gustos del efecto que queramos. Yo suelo estirar muy poco, solo sigo la forma de la prenda.

bloquear 4

bloquear 5

¿Y cuál es el resultado? Pues el calado se define, se ve todo el dibujo y el chal parece “planchado” pero el punto sigue teniendo movimiento, no está aplastado. Al no estirar mucho de los bordes, la forma de “ondas” no quedó marcada pero el borde no quedó recto, que era mi objetivo. Aquí cada uno podemos poner de nuestra cosecha: bordes muy rectos, más ondulados, bloquear nos permite darle el toque final que queramos a la prenda. Es como planchar unas pinzas de un pantalón de una forma u otra.

bloquear 6

En las prendas con calado es como funciona y se ve más el bloqueo. Pero es importante en todo tipo de tejido. Por ejemplo en los calcetines que os enseñé hace tiempo. En este caso yo tengo unos bloqueadores de calcetines (la pieza azul que da forma al calcetín) pero se podría hacer con agujas igual que el chal.

Vemos primero como sale un calcetín de las agujas.

bloquear 7

Luego el proceso de bloqueo.

bloquear 8

Y el resultado final después de bloquear: un calcetín tejido a mano perfecto. El punto está mucho más definido e igualado. El toque final a una prenda preciosa.

bloquear 9

Creo que las imágenes hablan por si solas. Si tenéis dudas sobre el proceso, probadlo vosotras mismas con una muestra.

CÓMO BLOQUEAR

  1. Mojar la prenda con agua o humedécela con un spray con agua.
  2. En caso de que hayamos sumergido la prenda en agua, retirar el exceso con una toalla simplemente. Sin escurrir.
  3. Extender en una superficie para dar forma. Por ejemplo con alfileres en una esterilla, o en los bloqueadores de calcetines. Se podría dar forma a un cuello poniéndolo alrededor de una esterilla enrollada de yoga, por ejemplo.
  4. Si hemos usado un spray con agua, podemos echarle vapor de plancha en este punto para acabar de humedecer.

 

Yo siempre mojo la prenda con agua. Tengo cuidado de no frotar ni nada las prendas de lana 100% para que no se afieltren, simplemente es cuestión de que cojan humedad para poder estirarlas bien. Añado un poco de suavizante o champú para lanas más delicadas y así, además de estar perfectamente bloqueadas, huelen genial.

Creo que después de pasar horas tejiendo algo, lo mínimo que puedo hacer por la prenda es bloquearla para que luzca en todo su esplendor. Para mí es el toque final, imprescindible. Nadie que cosa presentaría una prenda sin planchar, ¿verdad? Por eso yo bloqueo.

¿Y vosotros? ¿Bloqueáis vuestras prendas?

9 comentarios en “Cómo bloquear. Una tejedora en apuros: capítulo 4.

  1. Yo nunca he bloqueado. Más por pereza que otra cosa, la verdad. Pero he de admitir que el resultado se nota y que quizá me anime a ponerlo en práctica la próxima vez. Ya te contaré.

  2. Hola, primera vez que visito página, está muy linda :), yo he bloqueado solo una vez (soy más o menos principiante en el mundo del tejido) y lo hice hace poquito con un chal que tejí a crochet, y tal como dices encuentro que es muy necesario hacerlo, las prendas se ven mucho más lindas después! Saludos!!

  3. Hola Medea!,
    Pues de bloquear nada… y hay veces que cuando acabo algo digo “vaya churro”!! creo que lo voy a poner en práctica con algún regalo que tengo preparado para la Navidad.
    Gracias por compartir estos truquillos que nos hacen la vida más fácil a las tejedoras amateur como yo, que aprendemos a golpe de lectura de blog y ensayo y error !
    Un saludo !

  4. Pingback: Gorro fácil y resultón para regalar - Medea teje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.