Diez curiosidades tejeriles sobre mí que quizá no sabías

Ya casi tenemos la Navidad aquí. Y este año es mi primer año tejeril sin arreglos de última hora y estrés por terminar mis regalos. Este año he decidido que basta ya de tejer con presión añadida de fechas. Este año he decidido primero terminar algunas cosas para mí. Que oye, me encanta tejer para los otros, pero es raro ser tejedora y no tener, por ejemplo, ni un solo jersey de lana fina tejido por mí y para mí.

Así que mientras acabo algunas cosas que me muero de ganas de enseñaros, hoy quería hacer un post un poco diferente y salirme un poco de mi zona de confort.

Os iba a enseñar muchas cosas. Pero es que Alf se ha puesto en medio. ¡Ay Alf!

img_9131

No puede evitarlo. Alf tiene que posar para que veáis lo cuqui que es. ¡Mi peluchito!

Amor de madre a parte, hoy quería seguir este post que hizo Soraya hace unas semanas en su blog  completamente recomendable Udonwool. En el post, ella nos cuenta 10 Teje-manejes sobre ella. Y hoy yo os cuento 10 más sobre mí.

  1. No me gusta nada hacer muestras. Aunque les repita a mis alumnas millones de veces que son necesarias, yo las evito siempre que puedo. Nunca hago muestras para tejer chales. Solo para prendas en las que es estrictamente necesario: jerseys y chaquetas.
  2. Era defensora a ultranza de las agujas de bambú Hiya-Hiya hasta que probé hace muy poco las metálicas Chiagoo y, bueno, me tengo que tragar mis palabras.
  3. No suelen gustarme mis jerseys o camisetas tejidos. Empiezo muy ilusionada y me encantan los patrones que elijo, pero cuando termino no suelen quedar como los había imaginado. Siempre son o demasiado grandes o demasiado pequeños y acabo por no ponérmelos. A ver si rompo esta maldición pronto…
  4. Soy bastante torpe cuando me toca terminar labores. De la emoción se me escapan los puntos al cerrarlos, me sale el kitchener stich mal, al unir partes me salen bultos o agujeros raros, etc.
  5. Para contrarrestar el punto anterior, soy una chapuzas maravillosa cuando se trata de rematar cabos y esconder agujeros que aparecen de la nada. Mi madre una vez me dijo que con hilo y aguja se pueden tapar todos los errores, y oye, lo aplico a rajatabla. Lo acabo disimulando todo.
  6. Odio profundamente deshacer. Es más, creo que he aprendido a ser chapuzas para evitar deshacer labores enteras. ¿Que me he equivocado al hacer las rayas de un jersey? Pues cambio el patrón entero. ¿Que me he olvidado de cambiar de color? Pues esta parte va toda lisa.
  7. Siempre tejo con agujas circulares en método continental. Empecé a tejer con agujas rectas en método inglés. Después me pasé a las circulares, y estuve días investigando cómo tejer con ellas más rápido porque me parecía un atraso tener que estar soltando la aguja derecha para pasar la hebra con la mano derecha. Cuando encontré el método continental ya no lo solté jamás. Creo que es bueno saber usar los dos métodos y los dos tipos de agujas, eso sí.
  8. Tengo varios work in progress (labores a medias) desde hace años. Este año me he propuesto terminar algunos. Ya he terminado dos. Tengo un chaleco empezado de hace 3 años con agujas rectas que me da pereza máxima terminar, pero me regaló la lana mi marido (!!) y quizá será lo siguiente que termine.
  9. Mi gama cromática es bastante amplia. Me gusta mucho probar tonos nuevos y combinaciones que se salen de lo normal. No me gustan mucho los marrones porque me parecen aburridos y tengo tendencia a los rosas, fucsias y lilas. Ahora tengo en mente probar cosas con colores neón, que los tengo pendientes.
  10. No me gusta comprar ovillos sin proyectos asignados. Me cuesta mucho comprar un ovillo sin visualizar para qué proyecto será. Cuando estuve el año pasado en Chicago, me compré 6 ovillos sin proyecto y me da rabia verlos y pensar que no sé qué hacer con ellos para aprovecharlos bien. Debido a eso, mi stash (alijo lanero) es mucho más pequeño de lo que mucha gente se piensa. Muchos ovillos son restos de proyectos ya terminados, y muy pocos no tienen proyecto asignado.

 

Y… ¿Dónde está mi stash? Pues intentaba hacerle una foto cuando Alf se ha puesto en medio. A ver si lo consigo…

¡Tachán!

img_9129

 

¿Qué os parece? ¿Alguna cosa os ha sorprendido? ¿Cuáles son vuestras curiosidades tejeriles?

Espero que el Caga-Tió, Papá Noel y los Reyes Magos os llenen el stash de lanas bonitas que queríais.

¡A tejer!

 

2 comentarios en “Diez curiosidades tejeriles sobre mí que quizá no sabías

  1. Buenas noches ,
    Me ha sorprendido que coincidimos en todo, menos en el ultimo punto, yo compro lanas compulsivamente y sueño conmlos proyectos que podria llegar a hacer y luego miro internet y sueño con todas las lanas que podria comprar..soy feliz cuando llegan los paquetes de lanas como si fuera navidad:)
    Me encanta tu perro! Y te envidio por dar clases
    Te mando muchos besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.