La chaqueta Kara: fácil y versátil

¡Qué ganas tenía de terminarla! ¡Madre mía!

La verdad es que tenía esta chaqueta fichada desde que Piruletrix la tejió ya hace tiempo. Si no recuerdo mal, ella ya se ha tejido varias. Y no me extraña: la chaqueta Kara es versátil y facilísima de tejer. Es una labor perfecta para primavera, verano, otoño e invierno. ¡Perfecta! ¿Por qué? Va, os cuento un poco.

chaqueta kara 1

¿Por qué Kara?

Yo siempre he sido muy fan de llevar chaquetas tipo rebequitas tanto en invierno como en verano. Me encanta como quedan con faldas y vestidos. Complementan a la perfección mi estilo por eso tengo un montón. Lo raro era no tener ninguna tejida por mí. ¡Ya me vale! Tenía ocho mil chales pero ninguna chaqueta, muy mal.

Así que cuando vi la chaqueta Kara me enamoré: lineas sencillas, todo recto, y con un calado que la hacía superespecial y diferente. Estaba claro, tenía que tejerla. Para ella elegí el algodón, así podría usarla en las noches frescas de verano y en entretiempo para ir abrigándome más. La verdad es que también quedaría genial con lana, encima de camisetas de invierno que se vean entre los calados. Por eso digo que más versátil, imposible.

chaqueta kara 2

Cómo tejer la chaqueta Kara

Una vez supe que quería tejerla con algodón, me lancé a por el algodón Halia de Rosas Craft en el color 440. Tuve algunos problemillas, pero la verdad es que me lo resolvieron genial y al final todo ha quedado bien.

Y ya estaba lista. A por el patrón. Podéis encontrar el patrón de la chaqueta en este enlace.

El patrón está solo en inglés, pero la verdad es que es un gustazo. La chaqueta Kara se teje de una pieza empezando por la espalda, subiendo, aumentando para las mangas y luego continuando con la parte delantera. Al terminar se unen las mangas y los laterales y listo. Incluso mi madre, que siempre duda de su habilidad, la hizo sin problema.

El calado es repetitivo (si no recuerdo mal son 11 puntos que se repiten todo el rato) y enseguida lo aprendes de memoria. Vamos, que es la típica labor que parece muy complicada pero en realidad es para desconectar y tirar millas.

chaqueta kara 3

Personalizándola

Se puede hacer la chaqueta más o menos larga según nos interese. Y el elástico del cuello y escote hacerlo más o menos grueso. Vamos, que la podemos personalizar según nuestras preferencias para así tener la chaqueta perfecta a nuestro estilo o nuestro cuerpo.

Una vez está tejido todo el cuerpo, se tejen los puntos elásticos del cuello-escote y las mangas.

Yo, que de normal tengo poco pecho, opté por hacer un escote bastante abierto, tejiendo poco cuello, y, por ceñirme al patrón original, con manga francesa. Es verdad que ahora me queda estrecha, pero es que llevo 3 tallas más de sujetador con el embarazo… ¡madre mía!

chaqueta kara 4

Lo único que me sabe mal es haberla dejado en pausa algunas semanas en verano. Porque la podía haber usado muchísimo en septiembre y octubre y no he podido… Ahora me toca esperar a primavera, cuando ya habré perdido, con suerte, algunas tallas de pecho.

¿Qué os parece? ¿Os animáis?

Por último os enseño como me queda ahora con barrigón. Que oye, me encanta. Pero la temperatura ha bajado de golpe y la he podido usar solo un par de semanas.

yo y la chaqueta kara

Ay que me queda nada para conocer al Baby.
Y ahora que he descubierto las maravillas de tejer chaquetas, planeo pasarme todo el invierno así. Que a parte de prácticas, me irán genial para llevarlas encima de camisetas de lactancia.

¡A tejer!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.