Mis primeros calcetines

Después de haber probado ya a tejer en circular para hacer mitones, empecé a pensar qué más podía hacer con esa técnica, ya que me había dedicado a aprender estilo continental, quería sacarle todo su jugo.

A ver, que esto es importante. Cuando empezamos a tejer, tenemos tendencia a tejer en estilo inglés: sujetando una aguja debajo del brazo y el hilo del ovillo con la mano derecha. El estilo inglés suele cargarnos la espalda porque no nos relajamos, pero es el más indicado para tejer con dos agujas rectas. Pero claro, cuando queremos pasar a agujas circulares o de doble punta, ¿qué pasa? Pues evidentemente la aguja no la podemos sujetar debajo del brazo, e ir soltando las agujas para hacer los movimientos ralentiza todo en exceso. Es aquí cuando hay que mencionar el famoso estilo continental, en el que el hilo va sujetado con la mano izquierda y cogemos el hilo con la aguja de la mano derecha sin soltar en ningún momento. El estilo continental es rápido y ágil y perfecto para tejer con agujas circulares o con agujas de doble punta (da igual si luego hacemos algo tubular o no).

Reconozco que al principio es difícil cambiar de estilo. De repente ya no solo hay puntos del derecho y del revés, sino que hay tejidos en circular y tienes que estar contando si tal tipo de punto quedará de una u otra forma en dos agujas o en circular según el número de puntos. Un lío que al final es cuestión de tiempo y lógica. Aquí podréis ver cómo sujetar los hilos en ambos estilos: tejer con estilo inglés y estilo continental. Practicad, en serio. Practicad.

El principio

El principio

Pues bien, yo ya tenía la técnica controlada después de haberme incluso inventado patrones de mitones (¡tengo que hacerles fotos!) y de repente me encontré con esta maravillosa idea: CALCETINES. ¡Calcetines! Y ahí que me metí. Estos son mis calcetines y estas son las cosas importantes a tener en cuenta:

1. El patrón: si queréis empezar, no encontraréis manual mejor que el de Sionaland en Patrón de calcetines con 5 agujas. Explica todos los términos detalladamente y es la mejor guía para iniciarse en este mundo de perdición que son los calcetines. Una vez que lo pruebas ¡¡no puedes salir!! Desde aquí, mil gracias Siona por compartirlo.

2. Empecé usando agujas de doble punta de 2mm y 60 puntos. Tejí un calcetín entero. No me cabía. Ahora lo tengo como calcetín muestra. Los definitivos fueron con aguja de 2,5mm y 64 puntos y son ¡PERFECTOS! Aunque reconozco que 60 puntos me habrían ido bien con solo cambiar a agujas de 2.5, el estándar calcetinil funciona.

3. La lana. El tema de la lana con calcetines es otro tema peliagudo. No lo probéis con algodón, no caigáis en mi error. La lana para calcetines es mejor si tiene un 25% de poliamida porque los hace más resistentes. ¿Para empezar? Pues Fabel Drops tienen un amplio surtido de lanas con degradados que harán de vuestros calcetines la envidia de toda la familia. Los míos, en concreto, están hechos con Fabel Print color 911.

la foto 2

Casi terminando el primer calcetín por segunda vez

4. El Síndrome del Segundo Calcetín (SSC) existe y es un dolor. Es que claro, has estado ahí horas tejiendo tu calcetín y cuando terminas, de repente, ¡tienes que hacer otro exactamente igual! Yo ahí no os puedo ayudar, porque sufro el síndrome. Solo puedo daros mi apoyo moral.

¿Y después?

Pues después de haber hecho vuestros primeros calcetines, un nuevo mundo se abre ante vosotras. Solo os voy a dar una idea: El Reto Things to Knit. Yo llevo estancada en el reto de marzo desde marzo (maldito SSC), pero me flipan todos y cada uno de los patrones que cuelga Irene.

la foto 3

¡Mis primeros calcetines!

6 comentarios en “Mis primeros calcetines

  1. certainly like your web-site but you need to check the spelling on several of your posts.
    A number of them are rife with spelling issues and I in finding it very bothersome
    to inform the truth on the other hand I will surely come back again.

  2. Pingback: La tejedora más lenta. Pero con suerte. | Medea teje

  3. Para vencer al síndrome del segundo calcetín, prueba a tejerlos a la vez en el mismo juego de agujas circulares. Parece que avanzas más despacio (claro, tardas el doble porque haces dos a la vez) pero quedan exactamente iguales y nunca se te queda un calcetín colgado. ¡Besos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.