Swapetines 2016: mi envío!

Sí sí, habéis leído el título bien. Varios meses después os voy a enseñar cómo quedaron los calcetines de los Swapetines 2016. Más vale tarde que nunca, dicen. Y yo me lo tomo al pie de la letra.

A ver, ¿recordáis de qué hablo? Sí, los swapetines, ese intercambio de calcetines que monta cada año Pilar de Tejiendo en la Isla. Tenéis toda la evolución de cómo fui tejiendo mis calcetines en este enlace.

Este año me tocó tejer unos calcetines para Andrea. Recibí un mail con toda su información de talla y sus preferencias de color. Ella prefería algo en tonos muy neutros para que fuera combinable con la ropa. Y encontré un ovillo en degradados grises que me pareció perfecto para ella. ¡Y le encantó todo!

img_5926

¡Qué alegría saber que le gustaron! Tuve dudas hasta el último minuto. Pero ahora viéndolos con perspectiva, la verdad es que son preciosos. Está mal que yo lo diga, pero es que miradlos.

img_5927

Bueno, os cuento un poquito. Me encanta tejer con trenzas, y este patrón era perfecto. Normalmente los patrones así lucen más con lanas lisas, esto me tuvo en duda hasta el último minuto. Pero como Andrea quería algo más neutro, la lana en degradado quita importancia al diseño y no son tan “vistosos”. Pero sí, sigo con la espinilla clavada de tejer este patrón en lana lisa para que el patrón luzca al máximo.

Materiales

  • Agujas de 2.5 mm Addi Click
  • 1 ovillo de Katia Komfort Socks, con un 25% de poliamida para que sean resistentes a los lavados y al uso. El color que usé veo que ya no existe, pero tenéis una gran variedad en la web de Katia.
  • Aguja auxiliar para armarte de paciencia con las miles de trenzas y cruces que vas a hacer
  • El patrón maravilloso de los Cable Madness Socks Karen Buhr, que podéis encontrar por 6 euros en inglés en este enlace.

Y con todos estos ingredientes. El resultado es una maravilla.

img_5919

 

Unos calcetines completamente llevables, cómodos, calentitos y con motivos de trenzas que los hacen aún más especiales. Fue una auténtica delicia tejerlos pensando en el resultado y en la destinataria.

Tejer tal cantidad de trenzas no es tarea rápida, está claro, pero la verdad es que me encanta hacerlo porque el resultado es espectacular.

img_5922

El patrón ha resultado ser también maravilloso. Muy bien explicado y incluye un talón reforzado, para que Andrea se pueda poner los calcetines todas las veces que quiera y, gracias a la lana, lavarlos en la lavadora sin problema.

img_5923

Así que nada, un año más ha sido una auténtica gozada participar en este intercambio. No puedo dejar de darle las gracias a Pilar por organizarlo y por su santa paciencia. Estos intercambios me encantan porque me ponen las pilas y me hacen ir más allá de mis límites.

Y por supuesto, un abrazo enorme a Andrea, que fue una sorprendida maravillosa y me muero de ganas de conocerla. Si queréis leer más sobre ella, aquí tenéis su blog. 

Yo ahora voy a seguir tejiendo más calcetines. Es que ya lo dicen, cuando haces sock ya no hay stop! Si vosotros también queréis entrar en este vicio sin fin, os recuerdo que en esta entrada tenéis varias formas de hacerlo.

¡A tejer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.