Tejer para bebés: 7 patrones para vestir a los más pequeños

Desde que me enteré de que estaba embarazada no podía parar de pensar en una cosa: tejer para bebés. Es que madre mía, es el sueño de cualquier tejedora. ¡Tener bebés para los que tejer!

Tengo que decir que entre mis amigos más cercanos no hay bebés. Ya había aprovechado antes para tejer cositas para bebés que amigos, pero tener bebé propio era la excusa perfecta para meterme en este mundo tejeril. ¡Qué cuqui es todo! ¡Y qué pequeño!

Poco tardé en saturarme un poco y darme cuenta de que hay demasiados patrones y todos son demasiado bonitos. También es verdad que hay un montón de patrones de cosas superpoco prácticas. A ver, si un jersey o chaqueta no tiene apertura en la espalda o delante, será difícil de poner. Así que después de pasar muchas horas rebuscando e ir probando algunos, hoy os traigo mi TOP 7 de patrones para tejer para bebés. Prendas útiles y prácticas que seguro que gustarán a madres y bebés.

tejer para bebés

Sigue leyendo

El gorro de Marc: patrón para agujas circulares

Estas Navidades fueron un poco raras. Aunque empiezo a pensar que todas las Navidades son raras. Bueno, la verdad es que son unas fechas que casi siempre nos tocan la fibra sensible y nos evidencian el paso del tiempo. Las reuniones familiares, las grandes comilonas, todo siempre es diferente. Pero por suerte también fueron unas Navidades con muchos encargos sobriniles. Es lo que pasa cuando juntas tus dos sobrinos propios a los dos sobrinos de tu pareja. ¿Solución? ¡Gorros!

Estuve buscando durante muchos días patrones de gorros por Ravelry. Quería un gorro básico que pudiera modificar según mi alijo de lanas. Un gorro básico con el que probar colores, texturas, diferentes lanas que tuviera sobrantes. Un gorro básico para experimentar. ¿Y sabéis qué? Pues no lo encontré, y tuve que hacerlo yo.

IMG_3320

Sigue leyendo

La tejedora más lenta. Pero con suerte.

Como no quiero empezar a disculparme constantemente en el blog, ya os lo digo ahora: soy una tejedora lenta. Soy muy lenta y pasan los años y sigo siéndolo. Así que las actualizaciones del blog dependerán de la locura que me haya dado con los proyectos. Que sí, que ya, que con el tiempo seguro que tejeré más rápido. Pero de momento entre las pocas horas que tengo y lo que me complico la vida con los patrones, pues toca terminar pocas cosas y actualizar menos de lo que me gustaría.

Me doy cuenta frecuentemente que mientras otras tejedoras hacen, hacen y si se equivocan, deshacen; yo hago lentamente porque me da pánico deshacer. Supongo que las experiencias no han sido muy buenas, y siempre que he tenido que deshacer un trozo de algo, he acabado deshaciéndolo todo. Desde que hago chales (estoy haciendo mi segundo y tercer chal) este pánico a deshacer ha aumentado todavía más con los puntos tejidos juntos de dos en dos y de tres en tres, pero estoy intentando acostumbrarme a usar las famosas knitting lifelines para ahorrarme problemas: esas líneas de salvación para que, si tenemos que deshacer, no tengamos que deshacerlo todo. Este tutorial lo explica genial.

Así que nada, ahí estoy. Tengo en las agujas 2 chales, unos calcetines (el maldito Síndrome del Segundo Calcetín del que ya hablé aquí) y un chal-jersey raro que empecé a hacer porque era fácil y ahora mismo odio con toda mi alma. ¡Decidme que no estoy sola odiando mis proyectos!

Pero entre proyecto y proyecto, siempre pasan cosas: compramos nuevas lanas (del tema del alijo lanero ya hablamos otro día), descubrimos nuevos patrones, tenemos ideas, acumulamos material, etc. Y como siempre hay concursos por Facebook, por Twitter y por Instagram, pues hay que participar en todos. ¡Y a veces tocan!

Participé en una semana de premios de Mercería Actualidad y ¡me tocó! Una semana después recibí un pack de lanas completamente inesperado. Este:

IMG_2863

Son cuatro ovillos de unas coloridas y metalizadas lanas de Mondo Fil. No conocía esta empresa, pero la verdad es que tampoco estoy muy puesta. Es una empresa japonesa y la verdad es que en la web tienen unas cosas superoriginales. ¿Qué os parecen? Sigue leyendo